La Cruz Celta (Cruz Irlandesa): Sentido y simbolismo

La Cruz Celta es esencialmente una combinación de dos de las formas más básicas que aparecen en la simbología de las edades – el círculo y la cruz. A menudo también conocida como la Cruz Irlandesa, ha sido asociada durante mucho tiempo con las tradiciones cristianas de los celtas, en particular las que tienen sus raíces en Irlanda.

Sin embargo, como es el caso de prácticamente todos los símbolos antiguos que hemos descubierto, la historia de la Cruz Celta no es tan corta y seca como el nombre podría sugerir inicialmente.

La Cruz Celta – ¿Una Cruz Anillada o algo más?

Las cruces en forma de anillo, de las cuales la Cruz Celta es simplemente una manifestación, aparecieron por primera vez en asociación con el cristianismo en Irlanda y Escocia en el siglo IX. Hay un debate considerable sobre si son un símbolo cristiano original o algo que fue adoptado o modificado de religiones nativas anteriores.

Por definición exacta, una Cruz Irlandesa o Cruz Celta tiene que tener cuatro semicírculos cortados en los cuatro puntos donde las vigas horizontales y verticales se encuentran. También es común que la sección vertical inferior sea más ancha en la base que en el punto donde se encuentra con el centro, mientras que las otras secciones son rectangulares.

Ninguna de las dos cosas se sigue estrictamente en la tradición moderna. Es por esta divergencia de lo que fueron los rasgos definitorios de la Cruz Celta que hay un gran debate sobre sus orígenes.

La discusión a menudo implica su comparación con símbolos similares de todo el mundo que se considera -correcta o incorrectamente- que han inspirado la Cruz Irlandesa.

La Cruz Celta y la Cruz del Sol

La cruz del sol es un símbolo notablemente similar a la cruz celta en que es una combinación de las dos formas básicas de círculo y cruz. La cruz del sol, sin embargo, tiene una historia que se remonta mucho más atrás en la historia de la humanidad. Aunque no esté directamente relacionado con la Cruz Irlandesa, podría ser un predecesor de la forma.

La cruz solar es un círculo dividido en cuatro cuadrantes iguales por una línea horizontal y otra vertical. Ninguna de las dos líneas se extiende más allá de la circunferencia del círculo. Este símbolo, cuyos primeros vestigios datan del Neolítico, fue utilizado por los primeros europeos, que veneraban al sol por su función esencial de dar y mantener toda la vida en la tierra.

Los expertos sugieren que la cruz del sol era una representación del disco del sol combinado con los rayos de una rueda considerada como una representación del carro del Dios Sol que movía el orbe gigante a través de los cielos. Los cuatro cuadrantes pueden ser tomados para representar las cuatro estaciones del año o las cuatro etapas del día – mañana, mediodía, tarde y medianoche.

Los primeros pueblos paganos de Europa y de la India moderna, conocidos como los arios, tenían el sol en muy alta estima y los símbolos asociados con el cuerpo celeste están muy extendidos en monumentos y reliquias de su historia. Es un argumento atractivo que los primeros cristianos estaban ansiosos por asociar la similitud entre el símbolo de Cristo y el del sol por las connotaciones positivas que tenía.

La Cruz Celta y el Ankh Egipcio

El ankh era uno de los símbolos más potentes de la combinación de poder celestial y terrenal en la antigua sociedad egipcia. Era casi un accesorio esencial de los dioses del panteón egipcio y siempre estaba tallado o colocado en las tumbas piramidales de los faraones, todos los cuales eran considerados dioses-reyes.

Muchos milenios después de la cruz del sol, el ankh egipcio también se considera a menudo un precursor de la cruz celta. De hecho, los cristianos coptos adoptaron el ankh al por mayor en su forma original y es el símbolo oficial de su iglesia.

Sin embargo, más que una referencia al sol, se piensa que el ankh puede ser la combinación de un símbolo fálico y un símbolo de lo divino femenino, yuxtapuestos para representar una unión de los dos que es la base de la vida humana.

La Cruz Celta y… ¿la Carpintería?

Otra teoría interesante es que el anillo de la Cruz Celta no era originalmente un anillo. Algunos investigadores especulan que los primeros cruces que se construyeron con madera necesitaban puntales de soporte para reforzar la estructura general.

Éste se presentaba en forma de cuatro piezas de madera más pequeñas colocadas en diagonal entre los cuatro radios formados por las vigas principales horizontales y verticales. Se cree que esta forma evolucionó hasta convertirse en el halo circular que vemos en la Cruz Celta.
También puede ser que la forma circular fuera muy preferida a las líneas rectas de las barras de soporte originales porque la iconografía cristiana representaba tan a menudo a Cristo y a otros individuos venerados con un halo similar.

Adornando la Cruz Irlandesa

Un descubrimiento de la historia cristiana irlandesa es particularmente fascinante por el asombroso arte que a menudo la acompaña.

Conocido como Arte Insular -refiriéndose tanto a Irlanda como a una»isla» como al carácter de la forma de arte que es distinto al del resto de Europa- su intrincado detalle y belleza característica lo han hecho quizás más popular hoy de lo que lo fue en cualquier momento en el pasado.

Las cruces irlandesas rara vez están sin adornos, especialmente cuando aparecen en lápidas y otros objetos dentro de los recintos de las instituciones cristianas irlandesas. Las grandes cruces de piedra son posiblemente el mejor y más conocido ejemplo de ello.

Mientras que las cruces altas más antiguas, como la cruz alta de Muiredach en Monasterboice, a menudo presentan representaciones de personas, las ilustraciones de diseños más claramente celtas, como los nudos celtas y el Árbol Celta de la Vida, han encontrado un amplio favor hoy en día. El último se diseña popularmente como un nudo también.

La Cruz Celta hoy

Es un hecho notable cuán extendida está la forma distintiva de la Cruz Irlandesa en la era moderna. La belleza de su forma, acompañada de los exquisitos e intrincados diseños que son sus constantes compañeros, le dan un atractivo que trasciende los límites de la religión, la raza, el credo y la geografía.

Leave a Reply